lunes, 2 de febrero de 2015

HABLEMOS DE SPIDER-MAN...


Hablemos de Spider-Man. Desde que tengo memoria siempre me gustó. ¿Acaso no se nota? Aunque muchas veces he tratado de recordar como y cuando lo conocí, lo cierto es que me cuesta decirlo con exactitud, pero creo que muy probablemente fuera tal y como explico en este enlace.

En cualquier caso me parece que el término empleado se queda un tanto corto, ya que "gustar" es un verbo que no abarca -ni de lejos- el tamaño de mi desmedida devoción por este condenado personaje. Hubo una época, cuando era bastante más joven, que mi pasión por el arácnido más famoso de Marvel rayaba en la obsesión, y si bien con los años aprendí a moderar un poco ese curioso instinto primario, lo cierto es que huelga decir que aún a día de hoy me sigue pareciendo, de lejos, el mejor superhéroe de todos los tiempos (aunque haya otros, que los hay, que también me gusten mucho).

Ya sabéis de que va la cosa... como Peter Parker, y seguro que como muchos de vosotros, yo también fui el clásico estudiante solitario y un poquito (bastante) inadaptado que tanto en el aula como en el patio del recreo se sentía a millones de años luz de los clásicos grupitos dominantes, mientras suspiraba en silencio por la niña más guapa de clase aunque le constaba que ella jamás se fijaría en él.


Y de nuevo también como Peter Parker, y seguro que otra vez como muchos de vosotros, perdía el culo por ser un tipo que en secreto albergara algún increíble súper poder que me diferenciara del resto y me permitiera, llegado el caso, salvar a la mencionada jovenzuela si ésta se viera en serios apuros. Yo que sé, por ejemplo acechada por un demente vestido de estrafalario duendecillo que a lomos de una especie de patín volador arrojase calabazas explosivas a diestro y siniestro, o quizás por algún científico chiflado con peinado de vacenilla y armado con unos mortíferos brazos mecánicos. Lo típico. Sea como fuere yo acabaría fácilmente con cualquiera de ellos, que para eso era un superhéroe, que caray. Y claro, como suele ocurrir ante semejantes hazañas de épicas proporciones, a ella no le quedaría más remedio que caer rendida de amor en los fornidos brazos de su gallardo benefactor, que entonces, tras prolongar unos instantes más el halo de misterio que lo envolvería, se quitaría la máscara para desvelar aquel rostro que no sería otro más que el mío, y todo ello antes de fundirnos, salvador y salvada, en un pasional beso de película. Suena bien... ¿eh? La única pega es que ese sueño nunca se haría realidad para ninguno de nosotros. Bueno, para ninguno excepto para Peter Parker, el asombroso Spider-Man (o el asombroso Hombre-Araña, tal y como yo lo conocía en aquel entonces).


¿Comprendéis ahora por qué diablos aquellos cómics eran como una droga dura para mí? A través de sus páginas, en mi imaginación yo era Peter Parker, y por extensión Spider-Man. Y ése creo, o mejor dicho, estoy seguro, que fue -y sigue siendo- el secreto de su enorme éxito. El carisma y la empatía que transmite el anónimo perdedor que con sólo ponerse una máscara se convierte poco menos que en un Dios. Un tío cachondo y vacilón capaz de enfrentarse a cualquier situación que se le ponga por delante, aunque en cuanto pisa tierra firme y vuelve a vestirse de paisano vuelve a tener problemas mundanos similares a los tuyos y a los míos. Eso es, en esencia, Spider-Man. Un personaje genial de quien en el fondo, todos tenemos un poco. Un héroe tan rico en matices, que aún teniendo su leitmotiv sustentado en el temprano asesinato de su figura paterna, como sucede en el caso de Batman, no se vuelve por ello un personaje torturado, oscuro y vengativo como le sucede al famoso Hombre Murciélago, si no que se convierte en un ser luminoso y alegre quizás más próximo a Superman, con quien comparte no sólo los colores rojo y azul del uniforme, si no también una más que obvia similitud en su nombre "de guerra".

Y por todo ello, queridos amigos, os lo diré una vez más: hablemos de Spider-Man. Para ello ha nacido este humilde blog. Para hablar de nuestro superhéroe favorito. De su apasionante historia y su trascendental influencia en la cultura popular de las últimas décadas. Sus creadores y sus circunstancias, sus sagas más míticas, sus películas y series de televisión, noticias de actualidad, curiosidades y anécdotas, en fin... ¡todo lo que rodea al genial personaje que tanto nos ha hecho soñar!


¿Os animáis pues a trepar a la telaraña que os tiendo para participar en tan apasionante debate? Seguro que será un viaje fantástico. Aquí os espero para recorrerlo juntos. No me falléis.

2 comentarios:

  1. Hola, creo que Spiderman es uno de los personajes que provoca más afinidad dentro del mundo de los superheroes... es curioso en un personaje con nombre de araña y con un diseño original pero que pareceria más apropiado en la estetica del tipico villano. Tampoco vamos a hacer ningun descubrimiento al resaltar que buena parte de culpa la tiene Peter Parker y su entorno, sobre todo cuando las historias eran más sencillas pero entrañables.
    Que vaya bien, y ya nos iremos pasando por aqui.


    ResponderEliminar
  2. Querido Stewart Corps... ¡acabas de escribir el primer comentario de este blog! (y no sabes que ilusión me hace). Efectivamente, Peter Parker y su entorno tienen buena parte de la culpa del éxito de Spider-Man. Culebrón típico de Stan Lee (me encanta). Y como tú bien has dicho, eso pudo ser así en un momento en que las historias eran más sencillas pero entrañables. Siempre me ha generado mucha nostalgia (por no decir tristeza) lo que ha cambiado el tono de la serie desde entonces. Pero claro... ¡es que han pasado cincuenta y tantos años hasta hoy!

    Y por cierto: que te tomo la palabra y ya te digo que espero verte por aquí a menudo. Sé que lo harás. Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar

Por favor, se ruega que seáis lo más respetuosos posibles en vuestros comentarios, ya que aquellos que sean violentos, racistas o deliberadamente ofensivos no son bienvenidos en este blog, por lo que en ningún caso serán publicados.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...