viernes, 28 de julio de 2017

SPIDER-MAN HOMECOMING: MI CRÍTICA DE LA PELÍCULA


Acabo de ver Spider-Man Homecoming. Y después de tanto tiempo esperándola, he de reconocer, con no poco pesar, que no alcanzó mis expectativas. Salí del cine con una sensación agridulce, e incluso, para ser exactos, confesaré que más agria que dulce. Un sentimiento que (salvo cuando estrenaron el fallido Spider-Man 3 de Sam Raimi) ningún otro film arácnido me había provocado antes.

Y os pido que no me malinterpretéis. Tampoco digo que como película sea mala en sí misma. Sin duda, tiene todos los ingredientes básicos para convertirse en (de hecho ya lo es) uno de los indiscutibles blockbusters de este verano: acción, comedia, drama, romanticismo, efectos especiales... Si te acercas a ella sin prejuicios, buscando el típico cine "palomitero", de tramas adolescentes y demás, probablemente la disfrutarás bastante. Es entretenida. En serio.

Pero si te consideras un fan mínimamente purista del arácnido más "clásico" (como es mi caso), quizás no lo pases tan bien. Seamos claros: a nivel argumental, e incluso visual, esto es más Ultimate Spider-Man que otra cosa (e incluso más próxima en muchas cosas a la versión de Miles Morales, la versión afroamericana de Spidey).

¿Y qué es exactamente lo que no me gustó? Trataré de resumirlo un poco (y ya os prevengo de que habrá más de un spoiler):

Estaréis de acuerdo conmigo en que gran parte del éxito de los cómics arácnidos (al menos los clásicos) se fundamentó siempre en los recurrentes problemas cotidianos de Peter Parker (dificultades a la hora de relacionarse, económicas, de mala suerte, etc). Pues bien: no he visto mucho de eso por aquí. No he visto al cerebrito inadaptado y blanco habitual de las burlas de sus compañeros (sacando que le llaman un par de veces "Pito" Parker). No he visto al chaval con dificultades monetarias, que tiene que buscarse un hueco como fotógrafo freelance para poder costearse los materiales con que fabricar su traje o sus lanza redes. No. Aquí Tony Stark hace de papá consentidor, dotando al joven estudiante de un traje casi tan tecnológicamente avanzado como su propia armadura de Iron Man. Aún recuerdo cuando, en los extras del primer anual de The Amazing Spider-Man, allá por 1964, Stan Lee, padre literario de la criatura, nos decía aquello de: "Regulando la boca de su lanzatelarañas con un simple movimiento, el Hombre-Araña puede lanzar su fluido de tres modos distintos; como una sutil cuerda increíblemente resistente, como un perfecto surtidor de rápida difusión, o como un líquido denso tremendamente adhesivo". Sin embargo, en esta película dispone de 576 combinaciones posibles del lanzatelarañas. Os lo juro: quinientas setenta y seis. ¡Tócate las narices, Enriqueta!

Este traje lleva más artilugios incorporados que los que exhibía el Inspector Gadget.
Para mí, tales excesos echan por tierra tres cuartas partes del espítitu de lo que debería ser Spider-Man: un héroe urbano y solitario, de limitados recursos que suple siempre tales carencias con valentía, ingenio y perseverancia a prueba de bomba. Por contra, aquí vemos a un aprendiz de Vengador de tercera, que se obsesiona totalmente con demostrar que lo suyo es ser parte de un súper grupo (independientemente de que eso desvirtúe por completo la idea básica de lo que -a mi humilde entender- debería ser el trepamuros). Así que ya lo sabéis, amigos: no esperéis encontrar a J. Jonah Jameson o referencias claras al Daily Bugle, porque BRILLAN POR SU AUSENCIA.

Por otra parte, me revientan los cambios "porque sí". Por ejemplo: Ned Leeds NUNCA estudió con Peter. De hecho, se conocieron varios años después de la etapa de instituto, y más concretamente en la redacción del Bugle (sí, ese lugar que en esta película ni se menciona). Tampoco se puede decir que fueran amigos. Y por cierto: Ned era blanco. Y rubio. Y de ojos azules. No filipino. Y de complexión normal. No obesa. Entre no coger a un actor cien por cien clavado al personaje del cómic y coger a uno que esté en las antípodas físicas del mismo hay un grandísimo trecho. Vamos, que si no es por j**der, parece. Y como digo, por si tales cambios no fueran demasiados, aún lo ponemos a interactuar en una etapa de instituto a la que nunca perteneció. A no ser, claro, que queramos tener a Ganke Lee, el mejor amigo del ya mentado Miles Morales, y en vez de Ganke Lee le llamemos Ned Leeds (que hasta suena sospechosamente parecido).

Ned Leeds de Homecoming, y Ned Leeds original.
¡Ejem! ...sin comentarios.
Y lo mismo ocurre con Betty Brant (quien a la larga, en los cómics acabaría siendo esposa del citado Leeds). Betty jamás estudió con Peter (de hecho era algo mayor que él), y éste la conoció ya como secretaria personal de (el aquí inexistente) Jameson (tal y como reflejó muy acertadamente la trilogía de Raimi). En Homecoming, además de cambiar radicalmente su rol en el universo arácnido, cambian también su aspecto físico hasta convertirla casi en un clon de lo que hubiera debido ser Liz Allan.

¿Hablamos entonces de Liz Allan? Pues veréis: el interés romántico de Peter en esta cinta, en los cómics era blanca y rubia. Pero como en la serie animada The Spectacular Spider-Man era mulata... pues aquí también (con lo fácil que hubiera sido darle su rol a Angourie Rice, a la que, como digo, dieron el papel de una imposible Betty Brant). Finalmente, el trabajo recae en Laura Harrier. Y una vez más, por si tal cambio no fuera bastante, aquí la emparentamos sin el menor rubor con el señor Adrian Toomes (alias el Buitre), hasta el punto de convertirla en... ¡¡¡SU HIJA??????????????????!!! (habrá que pensar que adoptada, porque si no, es que ni el apellido concuerda). Vamos, de locos.

Con Flash Thompson, por desgracia, pasa tres cuartos de lo mismo. Una vez más, es como si los responsables de casting hubieran dicho: "¿Cómo era el Flash de los cómics?, ¿rubio, alto y de complexión atlética?, pues vamos a ver qué es lo más distinto que podemos encontrar. ¿Qué os parece si cogemos a alguien moreno, no muy alto, con aspecto de gitano andaluz o incluso de hindú? ¿Llamamos a Tony Revolori?". Y es de suponer que, una vez planteada la (insólita) cuestión, todos en la sala debieron gritar al unísono: "¡¡¡Sííííí, maravillosooooo, genial idea!!!". Y claro, fue tal la euforia colectiva que lo llamaron de inmediato.


Creo que tanto esfuerzo por ser (o al menos parecer) políticamente correcto respecto al asunto de la diversidad racial está rozando ya el más espantoso de los ridículos (y espera, que aún habrá algún iluminado que me tildará de racista por decir esto...). En fin.

La Tía May... ¿qué más se puede añadir al respecto? En los filmes de Raimi la interpretaba (y muy bien, por cierto) Rosemary Harris. Una actriz perfectamente acorde a la edad y al aspecto físico del personaje. Tras la citada trilogía, llegó el reboot de Marc Webb, y fue excepcionalmente rejuvenecida en la piel de Sally Field (casi 20 años más joven que la anterior). Y aunque para mí ya rozaba el límite de lo razonable, haciendo un pequeño esfuerzo podías llegar a "creerte" que era la tía de Peter, aunque ya se alejara del canon de los cómics más de lo que hubiera sido deseable. Pero es que lo de Marisa Tomei... ¡¡¡ya no tienen nombre!!! Parece (y no exagero lo más mínimo) la hermana mayor del prota. Tanto es así, que el mismo Tony Stark se dedica a tirarle los tejos de vez en cuando. Y yo me pregunto: ¿de verdad esto era necesario? ¿Puede alguien explicarme a qué obedecen tales modificaciones? ¿O es que la inclusión de un "viejo" en una cinta sobre adolescentes no es muy comercial?


Y hablando de tíos: si en apenas una década pasamos de ver la muerte del Tío Ben desde dos perspectivas diferentes (la de Raimi y la de Webb), tened en cuenta que aquí no se dignan a mencionarlo ni siquiera de pasada. Y ojo, que ya no digo su muerte, sino su simple existencia. Como si no hubiese habido un tío jamás (esto ya parece un deja vu de los viejos telefimes del Spider-Man que interpretaba Nicholas Hammond en los 70´s, donde se omitía radicalmente la más leve mención al hombre que enseñó la importantísima lección de responsabilidad al futuro superhéroe). De igual modo, seguimos sin tener el menor dato de su origen, o sea, de como diantres se convirtió en el Hombre-Araña. Ni siquiera en un minúsculo flashback de medio minuto. ¡¡Nada de nada!!

Eso por no mencionar ya las desaprovechadas versiones de villanos como el Conmocionador o el Escorpión, que pasan por ahí en plan cameo extraño, casi de puntillas. No lo entiendo (habrá que pensar que en próximas entregas jugarán un papel un poco más determinante, porque si no... ¡uf!). ¡Menudo desperdicio!

Detalles como los mencionados, sumados a un ritmo narrativo un tanto difuso en ciertos momentos, me sacan de situación constantemente. No puedo evitarlo; hacen que no disfrute la película, o al menos no tanto como debiera, básicamente porque no encuentro en ella al personaje fetiche que me ha vuelto loco desde los 6 ó 7 años. Hay un tipo que se viste como Spider-Man, se mueve como Spider-Man, e incluso responde al nombre de Spider-Man. Cierto. Aún con todo, yo no llego a ver nunca a mi personaje favorito en pantalla. Como mucho, una versión del mismo grotescamente deformada por un espejo de feria. Que triste.

Resumiendo: que como producto de entretenimiento veraniego podría darle un 6. Pero como peli fiel a la esencia de lo que se supone que debiera ser Spider-Man no puedo pasar del 3. Dicho esto, saquen ustedes sus propias conclusiones...

miércoles, 26 de julio de 2017

ADIÓS A FLO STEINBERG


Si hace unos días Stan Lee se enfrentaba a la durísima pérdida de su esposa Joan (en buena medida la "artífice" de que el mítico guionista llegase a poner la primera piedra del Universo Marvel en 1961, en un momento en que éste estaba a punto de abandonar la industria), ahora acabamos de perder otra figura femenina verdaderamente esencial para entender aquellos primeros años de Marvel Comics, y para colmo, también estrechamente relacionada con el célebre creador: me estoy refiriendo a  Florence "Flo" Steinberg, secretaria personal de Stan, cuando ambos eran los únicos asalariados a tiempo completo en una diminuta oficina, muchos años antes de que la modesta editorial se convirtiese en un auténtico emporio mundial del entretenimiento.

Por aquellos días, Steinberg (parte activa del Bullpen), colaboraba de cerca con figuras tales como Jack Kirby y Steve Ditko (además, claro está, del propio Stan), y se encargaba de responder personalmente -y de forma muy humorística- todas y cada una de las cartas que enviaban los fans a la compañía, así como de manejar la Merry Marvel Marching Society (el primer club de fans de Marvel). No en vano, se la considera la organizadora de las primeras oficinas de "La Casa de las Ideas".

En esos tiempos, Florence fue tan popular que incluso llegaría a aparecer de forma ficticia en algunos números de la compañía.

Algunos años después dejaría Marvel para emprender su carrera en solitario (se dice que no veía reconocido su trabajo y que incluso le negaban un aumento), yendo a asumir el rol de editora en la cabecera underground Big Apple Comix, una obra rompedora donde se mezclaban elementos del mundo real y fantásticos en historias de un contenido bastante próximo a lo erótico.

Sin embargo, en sus últimos años "Flo" regresaría a Marvel como supervisora, manteniendo intacta su gran reputación conseguida durante toda una carrera de esfuerzo y dedicación.


Falleció el 23 de julio de 2017, por complicaciones de un aneurisma cerebral y cáncer de pulmón metastásico. En una reciente declaración, Marvel la elogió diciendo: "...siempre ha sido el corazón de marvel, y una leyenda por derecho propio".

Por su trayectoria en general, y por su fabulosa contribución a la historia marvelita en particular, sin duda la echaremos de menos. Descanse en paz.

domingo, 9 de julio de 2017

LA HISTORIA DE LA ARAÑA ESCARLATA


Ahora que la Araña Escarlata vuelve a estar de plena actualidad en el universo Marvel, incluso contando con serie propia, he pensado que quizás sea un buen momento para repasar los orígenes y la trayectoria de este singular personaje, querido y odiado a partes iguales, básicamente por haber estado a punto de convertirse en cierta ocasión en el relevo de un Spider-Man "clásico" demasiado lastrado por décadas de continuidad, casado, y bastante alejado de la esencia que una vez lo había hecho grande.

Para ello, debemos remontarnos a la denominada Saga del Clon, comprendida entre agosto y octubre de 1975 (The Amazing Spider-Man 147 a 150), donde descubrimos que el villano conocido como Chacal (alter ego del profesor universitario Miles Warren), ha creado en secreto una serie de clones a partir de diversas muestras de sangre de varios de sus alumnos. Entre ellos, Peter Parker.

La cosa se pone fea cuando el villano logra narcotizar Spider-Man. Luego, cuando éste despierta, descubre con gran estupor que se halla ante un doble perfecto, es decir, un clon, que también recobra la consciencia en ese preciso instante. Los dos dicen ser los auténticos, y convencidos de ésto, luchan entre ellos. El cómic está narrado con tal maestría, que desde el primer momento incluso el lector desconoce cual de ambos personajes enfrentados en cada viñeta es el genuino y cual el impostor. En el desenlace final, uno cae -aparentemente muerto- mientras el otro se queda con la duda de si es el auténtico o no. ¿Como saberlo? El mismo Parker nos da la respuesta: él está enamorado de Mary Jane, y ya que el amor es un sentimiento que no puede ser clonado, recoge al supuesto clon y lo arroja por una chimenea industrial a fin de deshacerse del cuerpo de su falso doble. Pero el tiempo demostrará que quizás las cosas no resulten tan sencillas...


Pasan años en la colección. Unos dieciocho para los lectores, y cinco para los personajes. En ese momento (1993), muchos lectores veteranos ya ni recuerdan la saga original del clon. Los más jóvenes ni la conocen.

Entremedias, la esencia básica de Spider-Man se ha ido diluyendo en una sucesión de historias de dudoso calado (cuando no ya directamente mediocres), malas decisiones editoriales, y una sobre explotación absoluta del personaje. Y claro, las ventas se resienten considerablemente. Es un secreto a voces que Spidey "está acabado". 

Para poner fin a esta situación desesperada, desde Marvel se toma una decisión realmente arriesgada: habrá un nuevo héroe arácnido en la ciudad de Nueva York, y aunque su cara (aparentemente) será la de Peter Parker, no será el Peter que ha acompañado a la afición durante los últimos veinte años. Los acontecimientos se desarrollarán de manera que el teórico clon  no habría sido destruido en aquella chimenea, sino que se habría pasado cinco años pateándose la América profunda (como nos relatará la mini serie Los Años Perdidos), hasta que –por exigencias del guión- se personará en Nueva York para asumir la identidad de la Araña Escarlata –una especie de Spider-Man "moderno" con sudadera incorporada- y descubrir en la saga Clonación Máxima (uno de los eventos más penosos de la historia arácnida) que él es el original.


Al “otro” Peter, el clon, se le daba un feliz final al otro lado del arco iris, como esposo de Mary Jane Watson y padre, y el presunto nuevo original asumía el manto azulgrana de las telarañas (con ciertas modificaciones menores en su atuendo), manteniendo su identidad civil como Ben Reilly en homenaje a sus tíos (Ben por su tío, y Reilly porque era el apellido de soltera de May). Por el camino, en el número 400 de The Amazing Spider-Man, la tía May hincaba finalmente el pico. Un nuevo inicio para las aventuras de Spider-Man, decían todos, ilusos de ellos.

El relanzamiento tuvo problemas prácticamente desde el principio. Así, la colección estrella del asunto, Sensational Spider-Man, vio como su autor principal, Dan Jurgens se largaba a los seis meses, descontento con tener que lidiar con Reilly en lugar de con Parker. Por otro lado, la reacción de la afición fue mayoritariamente adversa: se sentían estafados por el hecho de que quisieran venderles que el trepamuros con el que habían crecido (dos décadas dan para bastante) fuera una burda imitación y no el original. Así  pues, a los pocos meses las coleciones arácnidas empezaron a reintroducir a un Peter Parker (el supuesto clon) que, para rematar la faena, se había quedado sin poderes. La solución al asunto (en la saga Revelaciones) acabó siendo poco menos que un desastre: con una "resurrección" de Norman Osborn que se cargaba uno de los finales más apoteósicos de la época clásica del personaje, y con la inesperada muerte de Ben Reilly que, paradójicamente, molestó a un sector de la afición que consideraba que el personaje bien podía tener su potencial. Al menos, su muerte fue bastante digna: se sacrificó para salvar la vida de Peter, quien se erige como el único y verdadero Spider-Man (que había sido víctima de un plan de Osborn para destrozar su cordura arrebatándole su identidad). Asimismo, al morir, Ben se descompone en el acto como sólo los clones se descomponen en el universo marvel: convirtiéndose en polvo. Un modo de no dejar lugar a la duda respecto a la autenticidad de Peter Parker, así como de no dejar puertas abiertas a un hipotético regreso futuro. Había que matarlo bien muerto, que demasiados dolores de cabeza le había traído ya a Marvel este personaje. Sin embargo, una vez más nada es lo que parece...


Recientemente, hemos tenido a Reilly de regreso en la saga arácnida The Clone Conspirancy. O al menos, un clon suyo que mantiene intacta su memoria y sus habilidades (es decir, un clon del clon). Fruto de su participación en esta historia, se ha anunciado que tendrá su nueva serie regular, titulada simplemente La araña Escarlata (Scarlet Spider). Dicha serie, escrita por Peter David y dibujada por Mark Bagley contará también con la presencia de Kaine (otro de los clones fallidos de Peter), así como la nueva villana Cassandra Mercury, que culpa a Reilly por la muerte de su hija.

domingo, 11 de junio de 2017

MARVEL´S SPIDER-MAN: ¡LLEGA LA NUEVA SERIE DE TV!


Como muchos ya sabéis, a principios de 2017 Marvel canceló Ultimate Spider-Man, la serie de animación basada en nuestro personaje fetiche (que se prolongó durante cuatro temporadas), con idea de reiniciar las aventuras animadas del Trepamuros.

Ahora, y siguiendo los pasos de Spider-Man Homecoming, los productores de la nueva serie han optado por crear un superhéroe más humano y menos fantástico que el que se ha visto hasta la fecha en televisión.

La nueva serie se llamará Marvel´s Spider-Man, enfocada en un Lanzarredes de 15 años más centrado y menos fantástico que el protagonista de la mentada "Ultimate". Un superhéroe mucho más humano que tendrá una estrecha relación con el Spidey de Tom Holland.

En esta ocasión, Spider-Man vestirá un traje "casero" muy similar al que utilizará durante "Homecoming" tras perder el traje creado por Tony Stark. A lo largo de la serie se verá la evolución de este personaje y cómo adquiere nuevas habilidades, según vayan pasando los capítulos. En lo que respecta a los villanos, algunos como Venom o Escorpión volverán a enfrentarse a nuestro héroe. 

Este cambio se integra dentro del plan de Marvel por volver a editar los orígenes de cada uno de sus personajes, para darles un toque más actual.

En cuanto tengamos más datos, seguiremos informando...

sábado, 13 de mayo de 2017

SPIDER-MAN: LOS APÓCRIFOS MEXICANOS


Sólo tres meses después de que Spider-Man viera la luz por vez primera en USA (y unos seis años antes de que llegara a España de la mano de la Editorial Vértice), la mexicana La Prensa inició su publicación en el país azteca. No en vano, bien puede vanagloriarse de haber sido la primera editorial del mundo que editó al personaje en lengua española. La colección se llamó allí El Sorprendente Hombre Araña.

Sus ejemplares eran bastante fieles al original, es decir, formato grapa, tamaño comicbook, 28 páginas a color, periodicidad mensual, respeto por la cronología, papel aceptable, precio asequible... una edición, en principio, bastante digna. ¿No os parece?

Hasta ahí, todo normal (o así hubiera sido, de haber respetado esas directrices durante los 185 números ordinarios, más 6 extras que llegarían a aparecer a lo largo de una década). Lamentablemente, no sería ese el caso.

jueves, 20 de abril de 2017

SPIDER-MAN: LAS NOVELAS GRÁFICAS


¿En qué se diferencia una novela gráfica de un cómic "tradicional"?

A veces es difícil de precisar con exactitud. Aunque si nos atenemos a la definición "oficial", encontramos que se considera novela gráfica aquella historieta que reúne los siguientes rasgos:

*Tiene formato de libro (muchas veces, presentada en tapa dura).
*Es obra de un único autor (y muy raramente de un grupo de ellos).
*Contiene una única historia, extensa y con tendencia a la densidad.
*Contiene también pretensiones temáticas de la Literatura con mayúscula, con recurso al subjetivismo autobiográfico, flash backs, diferentes tiempos narrativos, etc.
*Está orientada a un público maduro o adulto.

Después de leer esta definición, ignoro si os habrá quedado más claro el concepto. En cualquier caso, de momento me conformo con que sepáis que la extensa trayectoria de nuestro arácnido favorito también recoge ciertas obras consideradas novelas gráficas.

Y aunque hay infinidad de títulos del personaje (sagas autoconclusivas al margen de las series principales) que podrían encajar muy bien con el formato referido, oficialmente (por el momento) son sólo cinco, que paso brevemente a reseñaros en su estricto orden cronológico:

Spider-Man: Hooky (1986)

Guionizada por Susan K. Putney, conocida escritora de ciencia-ficción, en su primera (y creo que única) incursión en el mundo del cómic, y dibujada magistralmente por Bernie Wrightson.
Una trama extraña, que arranca al Trepamuros de su habitual entorno urbano, para llevarlo a un mundo interdimensional gobernado por toda clase de sortilegios y seres de pesadilla, descontextualizando completamente al personaje, que se verá casi tan perdido como el lector.
Si te gusta el género fantástico, sin duda gozarás con esta historia.

Spider-Man: Parallel Lives (1989)

Con guión del gran Gerry Conway (probablemente uno de los mejores escritores que ha tenido jamás Spidey), y dibujos de Alex Saviuk, la obra se convierte en un verdadero ejercicio de nostalgia que viene a repasar los momentos más importantes en las vidas de Peter y Mary Jane desde que esta última se muda a Forest Hills (Queens), hasta la boda de ambos, incidiendo, como su título indica, en las grandes similitudes existentes en la vida de los dos. Destacable también el enfrentamiento con el Dr. Octopus.
En resumen, un trabajo que valorarán sobre todo los más nostálgicos, con un toque retro muy interesante.

Spider-Man: Spirits of the Earth (1990)

Con guión y dibujo de Charles Vess (especialista en ilustración de mitos y cuentos de hadas).
Nos encontramos aquí ante otra obra bastante atípica (para lo que suele ser una historia de Spider-Man). Y si digo esto es, porque -como ya sucediera antes en Hooky-, el héroe vuelve a ser arrancado de su entorno clásico y arrojado al bello paisaje rural de Escocia, donde no hay edificios en los que balancearse y donde habrá de volver a enfrentarse a fuerzas sobrenaturales que desafían toda lógica científica.
Muy recomendable.

Spider-Man: Fear Itself (1992)

No confundir con la macrosaga Marvel de 2011 del mismo título.
Guionizada mano a mano por Gerry Conway (otra vez) con el mismísimo Stan Lee, y dibujada por el insigne Ross Andru (entintado por Mike Esposito).
En esta ocasión, Spider-Man debe impedir que un arma ultrapoderosa (con la capacidad de inducir el pánico) sea usada para hacer el mal.
¿Qué puedo deciros de este trabajo? Pues no mucho, la verdad. Pese al plantel de estrellas que participaron en su realización, el resultado final se antoja -inexplicablemente- un tanto mediocre para mi gusto.


Spider-Man: Family Business (2014)

Como veis, aparecida muchos años después que su predecesora, y como aquella, con guión compartido, en esta ocasión por Mark Waid y James Robinson, y con dibujos de Werther Dell´Edera (entintado por Gabrielle Dell´Otto).
Los problemas cotidianos de Spider-Man se ven interrumpidos cuando su máxima vital (la que habla del poder y de la responsabilidad) le lleva a meterse de lleno en asuntos ajenos (y nada menos que con el señor Kingpin). La vuelta a la normalidad le traerá más de un problema serio, aparte de una sorpresa mayúscula: ¡Peter descubre que tiene una hermana menor!
Una obra que abre un interrogante mayúsculo que, sin embargo, probablemente no sea explotado jamás en la continuidad del personaje. Una pena.


Y hasta aquí, nuestro repaso a las novelas gráficas de Spider-Man. ¡Espero que os haya gustado!

jueves, 30 de marzo de 2017

¡NUEVO TRÁILER OFICIAL DE SPIDER-MAN HOMECOMING!


Pues sí, amigos: ¡tenemos nuevo tráiler oficial de Spider-Man Homecoming!

Y por cierto, en esta ocasión, aún más largo y "revelador" que el anterior. Aquí os lo dejo por partida doble (en versión original y en castellano).

¿A que tiene buena pinta?

sábado, 18 de marzo de 2017

¡LA PELÍCULA DE VENOM YA TIENE FECHA ASIGNADA!


Después de una buena temporada con el proyecto parado, la película de Venom parece que vuelve a ponerse en marcha. Sony ha anunciado oficialmente la fecha de estreno de la cinta protagonizada por el simbionte alienígena, de la que sin embargo, apenas han trascendido más datos.

El spin-off arácnido vería la luz el 5 de octubre de 2018, a pesar de que, en el momento de escribir estas líneas, aún no tendría un director asignado, ya que los rumores que indicaban que Alex Kurtzman (La Momia) se haría cargo del filme han sido desmentidos por la productora.

Sin embargo, lo que sí tiene son guionistas: parece ser que Scott Rosenberg y Jeff Pinker serán los encargados de firmar el libreto de la película sobre el villano.

Como sabéis, Venom ya había aparecido anteriormente en la película Spider-Man 3 (2007), interpretado por Topher Grace, y desde el 2013 Sony había expresado su intención de dedicarle un filme propio.

lunes, 20 de febrero de 2017

UN SPIDER-MAN ANATÓMICAMENTE CORRECTO


Hace unos días, el canal de Youtube de Corridor Digital colgaba un hilarante vídeo en el cual se planteaban como sería Spider-Man en caso de ser anatómicamente correcto, es decir, si la fusión entre un hombre y una araña hubiese sido posible en la vida real, hasta donde hubiesen llegado las "consecuencias". Y claro: como todos sabemos por donde lanzan estos arnimalitos sus telarañas, ya os podéis imaginar por donde van los tiros (y nunca mejor dicho).

En fin, una chorrada muy ingeniosa que me hizo bastante gracia, hasta el punto de querer compartirla aquí con vosotros. Para que os echéis unas risas.

domingo, 29 de enero de 2017

AUTORES DE SPIDER-MAN: ROSS ANDRU


Cuando Gil Kane deja los lápices de The Amazing Spider-Man en su número 124 (septiembre de 1973), para poder centrarse en la composición de portadas (se estima que sólo en esa década llegará a realizar unas 800 cubiertas de cómics Marvel), el artista elegido para sustituirlo es Ross Andru.

Nacido el 15 de junio de 1927, Andru se da a conocer a mediados de los sesenta como dibujante de DC Comics, donde se hace cargo de The Flash y de Wonder Woman. En 1963 también es co-creador, junto a Bob Kanigher, de los Metal Men.

Su primer encargo para Marvel es el Marvel Super-Heroes #14.

En 1973 dibuja los primeros números de Marvel Team Up, la segunda serie regular de nuestro amistoso vecino, momento en que demuestra su innata facilidad para acometer las aventuras arácnidas.

En lo que a la serie madre se refiere, Andru toma el relevo de Kane en The Amazing Spider-Man #125 (octubre de 1973), donde permanecerá exactamente cinco años, hasta The Amazing Spider-Man #185 (octubre de 1978), si bien no será hasta el núm. 162 (noviembre de 1976), cuando dibuje su primera portada.

En esos cinco años de estancia en la cabecera, esta llega a alcanzar unas interesantes cotas, con novedosas propuestas de villanos y secundarios (como la primera aparición del Punisher, el Chacal o el clon), así como un tratamiento distinto de los ya conocidos.

La serie deja atrás su inocencia y alcanza su madurez definitiva durante la etapa de Ross Andru 
El autor se ocupa también de los cinco especiales de Giant-Size Spider-Man, así como del mítico primer encuentro entre Spider-Man y Superman (visto aquí).

En 1993 fallece a causa de un aneurisma cerebral.

jueves, 12 de enero de 2017

¡EL (INSÓLITO) REGRESO DE BEN REILLY!


Hace algún tiempo, las páginas de The Clone Conspiracy nos devolvieron a Ben Reilly, la Araña Escarlata original.

Ahora, Marvel anuncia que en breve, el personaje pasará a protagonizar su propia serie de cómics.
Guionizada por Peter David (Spider-Man 2099), y dibujada por Mark Bagley (Ultimate Spider-Man), la nueva serie devolverá a Ben a su antigua faceta de superhéroe, con un nuevo disfraz diseñado por el propio Bagley (imagen superior) y una nueva ciudad para protejer.

También ha trascendido que por sus páginas veremos a Kaine (el más reciente heredero del manto escarlata), y una nueva villana llamada Cassandra Mercury.

Para aquellos que no estéis muy al tanto de la complicada historia de clones arácnidos, sólo deciros que Ben Reilly debutó en 1975 en The Amazing spider-Man #149 (inicio de la saga del clon original) donde, poco después (aparentemente) acabó muriendo.
Aunque eso fue antes de regresar en los años 90 (con la polémica saga de Ben Reilly), donde se atrevieron a decirnos que Peter, y no Ben, era el clon setentero. Y que el clon era el original. ¿alguno lo entiende, o ya os habéis perdido todos? Y claro, como los fanáticos de Spidey se rasgaron las vestiduras, Marvel terminó reculando y desmintiendo todo lo dicho, matando a Ben en el climax de la trama.


Desde entonces, más allá de algún que otro flashback puntual, o alguna rara historia en universos paralelos, el personaje siguió muerto y bien muerto hasta la gran revelación de The Clon Cospiracy #3 (demasiados quebraderos de cabeza le había originado ya a Marvel). Por eso es por lo que tanto sorprende ahora el atrevimiento de volver a invocarlo.

Dicho esto, huelga decir que seguiremos muy pendientes de este curioso proyecto, y tan pronto como nos lleguen más datos, seréis puntualmente informados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...